Depresión por Trastorno Disfórico Premenstrual

El trastorno disfórico premenstrual, también conocido como TDPM, es un tipo de depresión que suele aparecer unos días antes de que comience el periodo. Puede ser debilitante y hacerte sentir extremadamente infeliz y triste.

El trastorno disfórico premenstrual (TDP) es un tipo de depresión que suele producirse durante la última semana del ciclo menstrual. Esta depresión puede ser leve o grave, pero suele estar vinculada a los cambios hormonales provocados por el ciclo menstrual femenino.

Este síndrome afecta aproximadamente a cinco millones de mujeres en Estados Unidos cada año y se caracteriza por un patrón de irritabilidad, ansiedad y síntomas físicos que se producen justo antes de que comience el periodo menstrual.

¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual?

En primer lugar debemos tener en cuenta que el trastorno disfórico premenstrual afecta a una de cada 20 mujeres. 

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es una afección grave pero a menudo no reconocida. Se caracteriza por intensos síntomas físicos, emocionales, cognitivos y conductuales que se producen al inicio de la menstruación y se resuelven uno o dos días después del final de la misma. Las personas que padecen este trastorno experimentan malestar emocional y físico relacionado con su ciclo menstrual y pueden sufrir cambios de humor, trastornos del sueño, ansiedad, irritabilidad y fatiga extrema.

¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual?

¿                                               ¿Qué es el trastorno disfórico premenstrual?

Y estos síntomas pueden ser tan graves que pueden hacer que quien los padece falte al trabajo o deje de cuidarse, según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH). Es decir que los síntomas son lo suficientemente graves como para interferir en el funcionamiento de la mujer.

Los síntomas más comunes del TDPM son la irritabilidad, la ansiedad, los cambios de humor y/o la depresión, los antojos de comida y el aumento de peso. Es por esto que para las mujeres que experimentan el TDPM, puede ser una lucha continua con sus emociones.

Tenga en cuenta que el mejor tratamiento para el trastorno disfórico premenstrual es el diagnóstico y el tratamiento tempranos, que pueden ayudar a reducir la gravedad de los síntomas.

Video: Características del Trastorno disfórico premenstrual

Síntomas característicos

Cuando se trata del trastorno disfórico premenstrual, las mujeres sufren graves cambios de humor, incluyendo sentimientos de extrema ansiedad y depresión antes de sus períodos menstruales.

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es una condición médica que afecta a las mujeres y se caracteriza por cambios de humor extremos, irritabilidad y malestar emocional durante la última semana de sus ciclos menstruales. En el TDPM, los cambios de humor suelen producirse justo antes de la menstruación, y los síntomas pueden desencadenarse por cualquier acontecimiento que haga que la mujer se sienta ansiosa o deprimida.

Podría Interesarte...  Cambios hormonales posparto: Aprenda a manejarlos

Según el DSM V los síntomas principales que caracterizan a este trastorno son los siguientes:

  • Labilidad afectiva intensa.
  • Irritabilidad intensa o aumento de los conflictos interpersonales.
  • Estado de ánimo intensamente deprimido, sentimiento de desesperanza o ideas de autodesprecio.
  • Ansiedad y tensión.
  • Disminución del interés por las actividades habituales.
  • Intensa falta de energía.
  • Cambio importante del apetito.
  • Hipersomnia o insomnio.
  • Síntomas físicos como dolor, sensación de "hinchazón" o aumento de peso.

Es importante tener en cuenta que para hacer el diagnóstico, este conjunto de síntomas debe estar presente en la mayoría de los ciclos menstruales.

Varios síntomas se presentan en la última semana antes del inicio de la menstruación, luego comienzan a mejorar unos días después del inicio del período y finalmente desaparecen en la semana posterior a la menstruación.

¿Qué lo provoca?

Se trata de otro trastorno que afecta sobre todo a las mujeres, especialmente a las que tienen entre 30 y 40 años. Se caracteriza por fluctuaciones graves e imprevisibles del estado de ánimo y la energía que se producen justo antes de la menstruación.

Algunas mujeres experimentan síntomas físicos como sensibilidad en los senos y antojos de comida, mientras que otras dicen no sentir nada en absoluto. No hay cura para el síndrome premenstrual, pero muchas mujeres encuentran alivio a los síntomas mediante cambios de comportamiento y de estilo de vida.

El trastorno disfórico premenstrual afecta a entre el 5% y el 10% de las mujeres en edad fértil y suele provocar un malestar emocional y físico extremo que puede durar hasta cinco días completos antes del inicio de cada ciclo menstrual.

Con respecto a que provoca este síndrome, no existe una causa específica del TDPM, pero algunos investigadores creen que una combinación de factores, como la pérdida o el cambio de una persona importante, acontecimientos vitales estresantes y un desequilibrio de ciertas sustancias químicas del cerebro, pueden contribuir a la aparición de este síndrome.

Otros factores

Otros factores que pueden influir en la aparición de este cuadro son por ejemplo: el estrés, los cambios hormonales, la dieta y la falta de ejercicio. Además, ciertos medicamentos u otras condiciones médicas, como la enfermedad de la tiroides o la depresión, también pueden contribuir al trastorno.

Varias investigaciones indican que el trastorno disfórico premenstrual está causado por unas sustancias químicas del cerebro llamadas neurotransmisores. Estos neurotransmisores se liberan en el cerebro durante la fase lútea del ciclo menstrual y son responsables de regular las emociones y el comportamiento. Cuando una mujer sufre el TDPM, estas sustancias químicas dejan de funcionar correctamente.

Video: lo que debes saber sobre el trastorno disfórico premenstrual

¿Cómo puedo tratarlo?

El tratamiento del trastorno disfórico premenstrual requiere un enfoque multidisciplinar, según los profesionales de la salud. En este sentido, el tratamiento del TDPM se basa en tres pilares principales: farmacológico, psicosomático y psicodinámico.

El enfoque psicofarmacológico incluye el uso de antidepresivos (tricíclicos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) y estabilizadores del estado de ánimo (litio). Es decir, que el TDPM se puede tratar eficazmente con antidepresivos. En la mayoría de los casos, la medicación alivia los síntomas, pero tienen efectos secundarios graves, como dolores de cabeza, aumento de peso y disminución del deseo sexual.

Uno de los tratamientos médicos más comunes para el trastorno disfórico premenstrual es el uso de un antidepresivo llamado ISRS. Estos fármacos actúan aumentando la cantidad de serotonina en el cerebro. La serotonina es un neurotransmisor que afecta cómo nos sentimos. Cuando hay muy poca, sufrimos depresión. Cuando hay demasiada, nos volvemos hiperactivos.

Podría Interesarte...  10 consejos para lidiar con la depresión posparto

El poder de estos fármacos para combatir este trastorno es una de las principales razones por las que el 90% de las mujeres a las que se les recetan los consideran eficaces. Un estudio de 2003 publicado en la revista Obstetrics & Gynecology descubrió que el 85% de las mujeres que tomaron el antidepresivo fluoxetina experimentaron una reducción significativa de los síntomas del TDPM.

Por otro lado, el enfoque psicosomático se basa en el uso de anticonceptivos hormonales. Mientras que el enfoque psicodinámico consiste en el uso de terapia conductual y terapia cognitiva.

Esta terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tipo de psicoterapia que busca cambiar los patrones de pensamiento de las personas y las respuestas emocionales a sus pensamientos y emociones. La TCC es una de las terapias más eficaces para tratar la depresión, la ansiedad y otros trastornos mentales. Por eso se la considera una buena opción a la hora de tratar a una mujer con trastorno disfórico premenstrual. 

Otras opciones de tratamiento:

Una de ellas es el ejercicio. Se ha demostrado una mejora pequeña pero estadísticamente significativa en la calidad de vida general de las mujeres que hacen ejercicio 30 minutos al día tres veces por semana. Otra opción es la acupuntura, utilizada por muchas mujeres asiáticas como remedio natural para el trastorno disfórico premenstrual. La acupuntura consiste en la inserción de agujas muy finas en varias zonas del cuerpo para equilibrar los niveles hormonales.

¿Por qué es tan común el TDPMS?

Y aunque todos hemos oído hablar de los síntomas de este trastorno, muchas personas se sorprenden al saber lo común que es. En los últimos años, los medios de comunicación han informado de un aumento significativo del número de mujeres a las que se les diagnostica el trastorno disfórico premenstrual (TDPM), antes conocido como síndrome premenstrual (SPM).

El TDPM es un trastorno extremadamente común que afecta a aproximadamente 50 millones de mujeres en EE.UU. y a más de 100 millones en todo el mundo.

Consejos para vivir con el trastorno disfórico premenstrual

Si tienes problemas para lidiar con tus síntomas durante el ciclo premenstrual o menstrual, hay muchas estrategias y métodos diferentes que puedes utilizar. 

La forma de comer antes de este síndrome también puede hacer o deshacer su experiencia. Es posible que te sientas hinchada, abotargada, hinchada. No es divertido, pero no significa que tengas que dejar que te arruine la vida. Si te sientes mal, probablemente sea el momento de tomar alguna medida para cambiar tu dieta. Lo primero que debes hacer es probar una dieta ligera y ver si sigues sintiéndote así. 

Si no es así, sigue probando diferentes cosas hasta que encuentres algo que te funcione. Aquí tienes algunos consejos: prueba a comer sólo fruta durante unos días, prueba a tomar un suplemento probiótico diario (uno con al menos 10.000 millones de bacterias vivas), deja de consumir cafeína y alcohol durante unos días, bebe más agua de lo habitual, haz ejercicio (pero no te excedas). Lo mejor es una rutina de ejercicios de bajo impacto (como caminar).  También te recomendamos que descanses mucho. No intentes hacer demasiadas cosas durante el periodo menstrual.

Podría Interesarte...  Orientación Vocacional-Laboral para Jóvenes y Adultos

Tienes que darte tiempo para recuperarte. Evita las actividades que requieran fuerza o esfuerzo. Esto puede incluir el ejercicio extenuante, levantar objetos pesados y otras actividades que requieran mucha energía. Además, intente evitar el alcohol y otras drogas como el café y los cigarrillos, que pueden hacerle sentir aún peor. Intenta seguir una dieta ligera antes de que empiece la menstruación. Esto ayudará a reducir la hinchazón y los calambres. Intenta comer alimentos como frutas, verduras y proteínas magras.

Ten en cuenta que beber demasiada agua puede hacer que te sientas aún más hinchado. Lo mejor es beber agua lentamente. Bebe pequeños sorbos cada vez y espera unos minutos antes de volver a beber. No te saltes las comidas. Si te saltas una comida, puedes acabar sintiéndote más hinchado y cansado. No querrás estar hambrienta y cansada durante tu periodo.

Otros consejos útiles para reducir la sintomatología de esta afección: 

Puedes tomar un medicamento de venta libre: una forma de aliviar el dolor es tomar un ibuprofeno (un antiinflamatorio no esteroideo, AINE). También puedes probar a beber té de jengibre. El té de jengibre tiene muchos beneficios para la salud y también puede ayudar a aliviar los dolores menstruales. Si tienes mucho dolor, también puedes tomar un suplemento. Puedes aliviar el dolor con un suplemento de magnesio.

También puedes probar algunas terapias alternativas. Una de ellas es la acupuntura. Se basa en el concepto chino de equilibrar el yin y el yang. La acupuntura ayuda a equilibrar la energía y a mantener la calma. También puede ayudar con la hinchazón.

También el agua ayuda a eliminar las toxinas del sistema, que pueden ser perjudiciales para el organismo. Además, beber agua puede prevenir el estreñimiento. Intente comer alimentos con alto contenido en fibra. Esto le ayudará a tener menos calambres e hinchazón.

Intenta evitar la cafeína y el alcohol. Pueden aumentar el riesgo de sufrir calambres u otros síntomas.

Palabras finales

En conclusión, el trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es un tipo de depresión que suele aparecer antes de la menstruación. El trastorno disfórico premenstrual afecta a una de cada 20 mujeres en EE.UU. cada año.

Los síntomas pueden ser tan graves que pueden hacer que quienes lo padecen falten al trabajo o dejen de cuidarse. El mejor tratamiento para el trastorno disfórico premenstrual es el diagnóstico y el tratamiento tempranos, aseguran los profesionales de la salud. 

Tenga en cuenta que según los expertos, el tratamiento del trastorno disfórico premenstrual requiere un enfoque multidisciplinar. Los antidepresivos son los tratamientos médicos más comunes para el trastorno disfórico premenstrual. Se ha descubierto que la fluoxetina, un antidepresivo, es una de las opciones de tratamiento más eficaces para el TDPM.

Si está interesado en saber más sobre este trastorno, le ofrecemos que nos deje su consulta aquí debajo y estaremos encantados de ayudarle.

Gracias por leer este articulo, y esperamos que la información brindada le haya sido útil. 

Sobre el autor:

La Licenciada Julieta Landolfi es graduada como Licenciada en Psicología por la Universidad de Buenos Aires. Es graduada del programa de Acompañamiento Terapéutico de la Universidad de Buenos Aires. Se ha formado y especializado con su padre, el filósofo Hugo Landolfi, en el programa que este último ha desarrollado para ayudar a las personas a despertar su mayor potencial, lo cual se enseña a través de los cursos de nuestra escuela. Realizó practicas clínicas de adultos en el instituto Fernando Ulloa y en la Asociación Argentina de Asistencia Integral para la familia, el adulto y el menor.

Lic. Julieta Landolfi

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}