Depresión psicótica: síntomas y tratamiento

La depresión psicótica, también llamada depresión grave con características psicóticas, es una forma grave de depresión que puede causar alucinaciones, delirios y/o pensamientos desordenados. Las personas con depresión psicótica suelen tener dificultades para reconocer lo que es real e incluso pueden creer cosas falsas sobre ellos mismos o sobre los demás.

Los síntomas psicóticos son tan intensos que interfieren en la vida cotidiana. La mayoría de las personas que experimentan síntomas psicóticos también tienen al menos otro diagnóstico psiquiátrico importante como el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el trastorno de pánico, el trastorno por estrés postraumático (TEPT), el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

El tratamiento de este tipo de depresión incluye la medicación para ayudar a controlar los síntomas psicóticos junto con la psicoterapia para trabajar los problemas subyacentes que están alimentando la psicosis.

La depresión psicótica es un tipo de trastorno depresivo mayor, también conocido como depresión clínica o depresión unipolar. La depresión unipolar afecta a unos 30 millones de adultos estadounidenses cada año.

Dra. Joana Muñoz: Caracterización de la depresión psicótica

Características de la depresión con características psicóticas

La característica principal de la depresión psicótica es la psicosis grave, que significa "síntomas psicóticos". La psicosis puede hacer que alguien tenga problemas para distinguir lo que es real y lo que no.

La persona puede ver u oír cosas que no existen (alucinaciones) o creer cosas que no son ciertas (delirios). O pueden tener problemas para separar sus pensamientos de la realidad. Este pensamiento desordenado puede causar problemas en la vida diaria porque dificulta que la persona se relacione normalmente con los demás.

Las personas que experimentan una psicosis grave suelen ser incapaces de funcionar en el trabajo, de ir a la escuela, y también puede ser necesario internarlos en un hospital psiquiátrico.

Es posible que no tengan sentido cuando hablan y sus conversaciones pueden divagar de un tema a otro. Las personas con depresión psicótica no suelen ser conscientes de la naturaleza extrema de sus síntomas, lo que significa que probablemente no se quejarán de ellos a menos que les pregunten directamente sus amigos o familiares.

Ausencia de síntomas depresivos habituales

Las personas con este tipo de depresión no suelen experimentar los síntomas depresivos convencionales como la tristeza, los ataques de llanto, las ganas de quedarse en la cama todo el día, la pérdida de interés por las cosas que antes les producían placer, etc.

En cambio, es más común que las personas con este trastorno tengan estados de ánimo que oscilan entre no sentir nada en absoluto y sentirse muy enfadados o irritables. A veces este enfado se manifiesta como un comportamiento violento dirigido contra ellos mismos (automutilación o agresión contra otros).

Podría Interesarte...  Responsabilidad afectiva: 10 formas de sanar tus relaciones

Presentación de sintomatología mixta

Las personas que tienen este tipo de depresión suelen mostrar también signos de otros trastornos psiquiátricos al mismo tiempo que experimentan síntomas psicóticos. Por esta razón, las personas con depresión psicótica suelen recibir un diagnóstico dual (un diagnóstico comórbido). Los diagnósticos comórbidos más comunes son:

  • El trastorno bipolar
  • La esquizofrenia
  • El trastorno de pánico
  • El TEPT
  • El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

La depresión psicótica suele tratarse tanto con medicación como con psicoterapia para ayudar a controlar la psicosis y prevenir nuevos episodios de depresión mayor. Algunas personas pueden beneficiarse de la terapia electroconvulsiva.

Las personas con una psicosis grave que persiste incluso cuando están  tomando medicamentos que pueden tratar su depresión deben hablar con su médico para que les remita aun psiquiatra especializado en el tratamiento de este tipo de psicosis.

Antecedentes familiares y abusos de sustancias

Las personas con depresión psicótica suelen tener antecedentes familiares de depresión u otras enfermedades mentales, incluyendo problemas de falta de responsabilidad afectiva. También es frecuente que tengan un problema de abuso de sustancias, ya sea por sí solas o en combinación con otro trastorno psiquiátrico como la esquizofrenia.

Las personas con depresión psicótica tienen un mayor riesgo de tener pensamientos y comportamientos suicidas, especialmente cuando se deprimen por primera vez.

Síntomas y tratamiento de la depresión psicótica

Esto hace que sea aún más importante que los miembros de la familia y los seres queridos sean conscientes de los cambios en el estado de ánimo y el comportamiento que podrían indicar que la persona está desarrollando una depresión clínica.

Diagnóstico diferencial

Hay que descartar la presencia de otras enfermedades, como la esquizofrenia, antes de hacer un diagnóstico de depresión psicótica. Por lo general, esto se puede hacer observando los síntomas que reporta el paciente y/o hablando de la familia.

La depresión con rasgos psicóticos no es lo mismo que la depresión clínica "normal" o no psicótica, que a menudo se llama simplemente "depresión". La mejor manera de entender la diferencia entre estos tipos de depresión es observando ejemplos. Las personas con depresión clínica que ya no son psicóticas pueden decir cosas como: "No puedo salir de esta tristeza que siento por mi vida" o "Me duele todo el cuerpo, aunque no haya ocurrido nada terrible recientemente".

Las personas con depresión pero sin psicosis pueden mostrar lentitud en el pensamiento y el habla, falta de energía, cambios en el apetito o el peso, etc., pero serán conscientes de que estos síntomas no son reales y normalmente lo dirán si se les pregunta directamente.

Las personas con depresión psicótica (incluso los que actualmente deliran) pueden decir en cambio cosas como: "Estoy seguro de que mi compañero de trabajo está conspirando contra mí" o "Si encendiera la estufa, mi vecino moriría".

Tratamiento de la depresión psicótica

Esta variedad de depresión puede tratarse con una combinación de medicamentos y psicoterapia. El tratamiento se centra en reducir los síntomas psicóticos y prevenir futuros episodios psicóticos.

Las personas que experimentan psicosis pueden ser tratadas con antipsicóticos, antidepresivos o psicoestimulantes según lo prescrito por su proveedor de atención médica. La terapia también es clave en el tratamiento de quienes padecen depresión psicótica, ya que ayuda a desarrollar técnicas de afrontamiento y mejora el funcionamiento general en la vida cotidiana del individuo.

Además, proporciona una salida para aquellos que luchan con problemas subyacentes como la ansiedad o el trastorno bipolar, lo que suele tener efectos secundarios beneficiosos incluso cuando la terapia no aborda estrictamente estas otras condiciones.

La depresión psicótica es el resultado de un desequilibrio de los neurotransmisores en el cerebro. Los medicamentos antidepresivos actúan para regular estos neurotransmisores de modo que no se produzcan en exceso ni en defecto, lo que sirve para estabilizar los niveles de dopamina y serotonina, lo que conduce a una reducción de los síntomas depresivos.

Podría Interesarte...  Fibromialgia: 10 Nuevos tratamientos que generan esperanza

Efectividad de la terapia psicoterapéutica

Las personas con depresión psicótica también pueden beneficiarse de la terapia para su trastorno del estado de ánimo. La terapia ofrece a las personas la oportunidad de explorar las ideas, los pensamientos, los sentimientos y los comportamientos sobre sí mismos y sobre los demás que puedan estar causando angustia.

Puede ayudarles a obtener mecanismos de afrontamiento para lidiar con el estrés, el dolor, los trastornos de ansiedad , etc., así como a trabajar con las creencias o relaciones conflictivas que puedan tener. La terapia también puede proporcionar una visión para mejorar la gestión de las tareas cotidianas como la higiene del sueño y la gestión del tiempo.

Síntesis y preguntas habituales

¿Qué causa la depresión psicótica?

La causa de la depresión psicótica no se conoce bien aunque se cree que se debe a una desregulación severa de los neurotransmisores. Algunas personas que experimentan psicosis pueden vivir con otro trastorno grave, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia. El uso de ciertos fármacos también podría desencadenar los síntomas. La depresión psicótica suele darse en personas que tienen antecedentes de depresión, trastorno bipolar o esquizofrenia.

Hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar una depresión psicótica:

Puede ser más probable que experimente síntomas psicóticos si sufre un episodio depresivo después de un episodio maníaco o hipomaníaco. La hipomanía es un estado que implica sentimientos de euforia, hiperactividad e impulsividad, disminución de la necesidad de dormir y otros síntomas similares a la manía.

También es más probable que experimente psicosis con episodios depresivos mayores que duran más de dos semanas sin cambios de humor entre esos episodios (trastorno depresivo mayor). Las personas con trastorno distímico (forma crónica y menos grave de depresión) también tienen un mayor riesgo de sufrir una depresión psicótica

Podría Interesarte...  Cambios hormonales posparto: Aprenda a manejarlos

¿Cuáles son los síntomas de la depresión psicótica?

La depresión psicótica lleva el sufrimiento de la depresión a un nivel completamente nuevo. Las personas que sufren una depresión psicótica suelen tener un grave deterioro cognitivo, delirios o alucinaciones que no sólo les dificultan la realización de las tareas cotidianas, sino que también pueden aparecer en respuesta a estímulos leves como destellos de luz, pensamientos, voces y recuerdos.

La diferencia entre la depresión psicótica y otras formas importantes de depresión es que los rasgos psicóticos (alucinaciones, delirios, etc.) hacen que los pacientes tengan dificultades para diferenciar lo que es real de lo que no lo es. Los síntomas depresivos, como la tristeza y/o la falta de energía, siguen existiendo, pero debido a la adición de la psicosis, el suicidio tiende a ser un riesgo mayor en esta forma de depresión que en otras.

La depresión psicótica suele estar mal diagnosticada o no diagnosticada porque muchos médicos la consideran poco común. Como ocurre con la mayoría de los trastornos psiquiátricos, no existen pruebas fáciles para diagnosticar la depresión psicótica. Nuestra mejor oportunidad de diagnosticar con precisión se da cuando los médicos proporcionan suficiente información para que los profesionales de la salud mental puedan comparar el comportamiento del paciente con las descripciones del DSM-IV.

¿Cómo se diagnostica y trata la depresión psicótica? 

Si está experimentando una depresión psicótica, acuda a un médico. Su médico puede realizarle análisis de sangre para descartar que los problemas de tiroides o el abuso o la abstinencia de drogas sean la causa de sus síntomas. Si no les disuade de buscar atención médica, entonces su médico puede recomendarle una resonancia magnética para intentar detectar anomalías cerebrales relacionadas con las depresiones psicóticas.

Otras afecciones que deben descartarse antes de hacer un diagnóstico son los brotes del virus del herpes simple tipo 1, que producen síntomas psicóticos leves e inespecíficos en una quinta parte de los casos; o la esquizofrenia que no presenta delirios ni alucinaciones manifiestos (esquizofrenia subumbral).

El primer paso en el tratamiento de la psicosis suele ser la medicación antipsicótica (un antipsicótico es cualquier fármaco psicoactivo conocido principalmente por su efecto cognitivo/junto con las visitas de seguimiento al médico. Los medicamentos antipsicóticos utilizados para tratar la depresión psicótica incluyen la olanzapina (nombre comercial Zyprexa), la quetiapina, la risperidona, la ziprasidona, el aripiprazol y el haloperidol.

Si los fármacos antipsicóticos son eficaces para reducir los síntomas de la depresión psicótica pero son intolerables o parecen ineficaces después de seis a ocho semanas de tratamiento, su médico puede considerar la posibilidad de cambiarle a otro tipo de medicación llamada antidepresivo.

Independientemente de la terapia o el tratamiento que elija su psiquiatra o psicólogo, es importante que los miembros de la familia y los amigos le apoyen. La terapia familiar puede ayudar a las familias a hacer frente al estrés durante los episodios de psicosis. 

Sobre el autor:

Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Kennedy, Buenos Aires, Argentina. También tengo un postgrado de especialización en clínica psicoanalítica. Además, completé un postgrado en Clínica Sistémica en Alternativa Sistémica, Dirigida por el Dr. Jorge Rocco. Tengo estudios de teología donde he alcanzado una Diplomatura en Teología por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, Buenos Aires, Argentina. En mi práctica clínica realizo un trabajo de síntesis psicológico-filosófico y espiritual, a través de la teología cristiana, que me ayuda a realizar un abordaje integral de la problemática y los padecimientos del ser humano.

Lic. Myrian Pereyra

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}