.st0{fill:#FFFFFF;}

Depresión: todo lo que necesitas saber 

Por Lic. Myrian Pereyra

La depresión es una enfermedad clínica que se presenta en los seres humanos sin distinción de edad. Los síntomas van desde sentirse triste, melancólico, infeliz hasta problemas para dormir. Puede durar períodos cortos o largos. 

Nada más en Estados Unidos, más de 19 millones de personas sufren de depresión según con cifras de la Organización Mundial de la Salud. Asimismo, es una de las mayores causas de suicidios en el mundo. 

Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

A contrario de lo que muchas personas creen, la depresión es un trastorno del cerebro, que se da ya sea por factores genéticos, biológicos, ambientales o psicológicos. También se puede desarrollar por eventos traumáticos. 

No importa la edad de la persona, la depresión puede empezar en la adolescencia, o en la juventud, adultez o vejez. Las mujeres son las más propensas a sufrir depresión; y muchas de ellas empezarán a sufrirla luego del parto, y este tipo se llama: depresión posparto. 

También, la depresión de puede presentar en el invierno, y esta se llama trastorno afectivo estacional. Además, esta enfermedad forma parte del trastorno bipolar. 

Síntomas de la depresión

Es normal sentirse triste, ya sea porque estemos pasando por un proceso de duelo, o si eres mujer y estás pasando por cambios hormonales que están afectando la química de tu cerebro. Sin embargo, hay una línea delgada entre estar tristes por un evento ha estar tristes porque estamos sufriendo de depresión. 

Existen algunas señales que debes tomar en cuenta si tú o alguna persona cercana a ti presenta, ya que estas son indicadores de que es posible que te estés enfrentando a una depresión. 

De acuerdo con el Mental Health America Las señales y síntomas de la depresión clínica son:

síntomas de la depresión
  • Persistente estado de ánimo triste, pleno de ansiedad o “sin sentido”
  • Cambios en los hábitos de sueño
  • Reducción del apetito y pérdida de peso o aumento del apetito y aumento de peso
  • Insatisfacción y desinterés por actividades que antes disfrutaba, incluyendo el sexo 
  • Inquietud, irritabilidad
  • Síntomas físicos persistentes que no responden a tratamiento, tal como dolor crónico o trastornos digestivos
  • Dificultad para concentrarse en el trabajo o la escuela, o dificultad para recordar cosas o tomar decisiones
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de culpa, desesperanza o inutilidad
  • Pensamientos de suicidio o muerte

Sin embargo, los síntomas pueden variar dependiendo de las personas. Hay casos en donde las personas pueden actuar con normalidad frente a las personas, pero en la intimidad suelen demostrar su verdadero estado. 

Es por eso que es muy difícil darse cuenta si una persona sufre de depresión o no; además, esto varía también de la edad. Una persona adulta no suele presentar los mismos síntomas que un niño u adolescente. 

Síntomas de depresión en niños y adolescentes

Según con la web Faros los niños no presentan la depresión de forma inmediata, sino que es algo gradual y suele ser muy difícil de diagnosticar la depresión en esta edad ya que los síntomas son parecidos a otros trastornos como la ansiedad o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Entonces: ¿Cómo saber si un niño u adolescente presenta un cuadro depresivo?

Solo cuando se observan 4 o más síntomas por un largo período de tiempo. Y estos síntomas son:

  • Estado de ánimo irritable o depresivo
  • Pérdida de interés o placer
  • Aislamiento social
  • Agitación
  • Problemas de conducta/disciplina
  • Autoestima baja
  • Sentimientos de que no vale nada
  • Sentimientos de desesperación
  • Dificultad al concentrarse
  • Llanto frecuente
  • Quejas físicas
  • Subida o bajada de peso
  • Crecimiento y peso no apropiados
  • Cambio en apetito
  • Trastornos en el sueño
  • Cansancio
  • Conducta dirigida a lastimarse a sí mismo
  • Hablar acerca del suicidio o intentarlo

Síntomas de depresión en adultos mayores

En el caso de los adultos mayores la depresión es más común de lo que se piensa, ya que es parte del envejecimiento, pero no es algo que deba tomarse a la ligera. De acuerdo con la Clínica Mayo Los síntomas de la depresión pueden ser diferentes o menos evidentes en los adultos mayores: 

  • Problemas de memoria o cambios en la personalidad
  • Dolores físicos
  • Fatiga, pérdida del apetito, problemas del sueño o pérdida del interés en el sexo, que no son resultado de una enfermedad ni de un medicamento
  • Querer quedarse en casa con frecuencia, en lugar de salir a socializar o hacer cosas nuevas
  • Pensamientos o sentimientos suicidas, en especial en los hombres mayores

Cuadro clínico

1. Trastorno depresivo mayor, episodio único o recidivante

El Trastorno Depresivo Mayor, episodio único o recidivante, es un trastorno psicológico que pertenece al grupo de los trastornos del estado de ánimo. 

Este se puede presentar en episodios de intensidad moderada o grave, que puede afectar en gran escala el funcionamiento. Frecuentemente se asocia con la comorbilidad psiquiátrica.

El término de comorbilidad psiquiátrica es acuñado por AR Fenstein en 1970, y que se refiere a dos conceptos:

  • Cuando existen dos trastornos o enfermedades además del trastorno primario. 
  • Al existir un efecto de estos trastornos o enfermedades adicionales.

Sin embargo, en el caso del Trastorno Depresivo Mayor, se presenta en los  pacientes que han pasado al menos dos episodios depresivos. Estos episodios suelen durar entre 4 a 12 meses. 

No todos los individuos sufren de este cuadro clínico. El episodio único suele presentarse en personas entre 30 a 35 años; y aunque el 80% de los pacientes se curan en menos de 1 años, suele haber recurrencias.

Las alteraciones de esta enfermedad se basan en:

  1. Humor
  2. Actividad psicomotriz
  3. Función cognitiva
  4. Síntomas biológicos

2. Trastorno distímico

El Trastorno distímico es un tipo de trastorno que afecta al estado de ánimo; se suele presentar en forma de depresión mayor, pero menos severa. Sin embargo, hay casos en los cuales algunas personas suelen presentar episodios de depresión crónica. 

La distimia se presenta en el 5% de la población, y son las mujeres menores de 64 años quienes suelen sufrir frecuentemente este trastorno. 

Los síntomas de la distimia según con trastornolimite son:

  • Tristeza, ansiedad o sensación de "vacío" persistentes. 
  • Pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban. 
  • Llanto excesivo. 
  • Mayor inquietud e irritabilidad. 
  • Menor capacidad de concentrarse y tomar decisiones. 
  • Disminución de la energía. 
  • Pensamientos de muerte o suicidas, intentos de suicidio. 
  • Aumento de los sentimientos de culpabilidad, desamparo y, o desesperanza. 
  • Alteraciones del peso y, o del apetito debido a comer de forma insuficiente o excesiva. 
  • Alteraciones en los hábitos del sueño. 
  • Aislamiento social. 
  • Síntomas físicos que no ceden ante los tratamientos estándar (por ejemplo, dolor crónico, dolor de cabeza).

3. Trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo o mixto (ansiedad y ánimo depresivo)

Este tipo de trastornos hace referencia a diferentes tipos de reacciones que aparecen debido a un factor estresante que el individuo experimenta, o por una gran carga emocional que no sabe manejar y que conlleva eventualmente a la depresión y a la ansiedad. 

El Trastorno Adaptativo suele presentarse en personas que han pasado por un momento de duelo, problemas con sus relaciones amorosas o de amistad, y/o problemas laborales.

La reacción que tiene este trastorno en el individuo puede ser muy severa, ya que puede ocasionar un deterioro en el funcionamiento social, así como también laboral y/o académico. 

De acuerdo con psicologiaymente.com los síntomas que presenta el Trastorno depresivo mixto son:

  • Estado de ánimo deprimido
  • Llantos
  • Baja autoestima
  • Actitud retraída
  • Ideaciones suicidas
  • Ansiedad, preocupación, estrés y tensión
  • Agitación
  • Falta de concentración
  • Deterioro social, laboral o escolar
  • Insomnio
  • Sensación de cansancio continua
  • Temblores y/o espasmos
  • Palpitaciones
  • Molestias físicas como dolor general, dolor de estómago o dolor de pecho

4. Trastorno depresivo no especificado

El Trastorno depresivo no especificado hace referencia a un conjunto de síntomas de un trastorno depresivo pero que no siempre cumplen con todos los criterios. Estos se clasifican en especificados y no especificados. Suelen causar malestar clínico y deterioro en el funcionamiento pero no cumplen con todos los síntomas. 

Asimismo, estos suelen durar unas 2 semanas y el individuo presentan más o menos 4 síntomas en relación a los demás trastornos depresivos, como por ejemplo la depresión breve. 

Lo síntomas del Trastorno depresivo no especificado son:

  • Angustia
  • Ansiedad
  • Inquietud
  • Disminución del sueño
  • Melancolía
  • Los individuos suelen presentar un estado atípico
  • Psicopatía

Además, es común que algunos pacientes presenten estados de ánimo elevado, así como también una mayor locuacidad de lo habitual. 

Otros se los síntomas que se pueden presentar son retrasos psicomotores intensos. 

Este tipo de trastorno se puede presentar en el periparto, es decir, en el inicio del embarazo o después del parto, siempre entre las 4 semanas (durante o después). Asimismo, se presenta como un patrón estacional, con una presencia mayor en el otoño o invierno. 

5. Otros tipos:

a. Depresión posparto

De acuerdo con el National Institute of Mental HealthLa depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres después de dar a luz. Las madres que padecen depresión posparto tienen sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y cansancio que les dificulta realizar las actividades diarias del cuidado de sí mismas y de otras personas.

síntomas de la depresión posparto

Causas de la Depresión Posparto

La depresión que se experimentan algunas mujeres luego del embarazo no tiene un sola causa, sino que se debe a diferentes factores tanto físicos como emocionales. 

NO ES CULPA DE LA MADRE, y esto hay que dejarlo en claro. Cuando la depresión aparece en las mamás luego de dar a luz, es porque los niveles de hormonas (estrógeno y progesterona) en las mujeres bajan rápidamente. Lo cual genera alteraciones químicas en el cerebro. 

De acuerdo con algunos estudios médicos, la falta de sueño puede contribuir a la depresión posparto. 

Síntomas de la depresión posparto

  • Sentirse triste
  • Desesperanza 
  • Llorar más frecuentemente de lo normal o sin motivo aparente
  • Preocuparse o sentirse excesivamente ansiosa
  • Sentirse malhumorada, irritable o inquieta
  • Dormir en exceso o no poder dormir
  • Tener problemas para concentrarse
  • Enojo o furia
  • Perder el interés en las actividades que le resultaban agradables
  • Sentir dolores y molestias físicas
  • Comer demasiado o muy poco
  • Aislarse de amigos y familiares
  • Tener problemas para crear un vínculo emocional con su bebé
  • Dudar constantemente de su capacidad de cuidar al bebé
  • Pensar en hacerse daño a sí misma o a su bebé

b. Trastorno disfórico premenstrual (TDP).

El Trastorno Disfórico Premenstrual solo lo sufren las mujeres antes de la menstruación y suelen experimentar depresión grave, irritabilidad y tensión. No se sabe la causa exacta del porqué algunas mujeres suelen sufrir de esta afección. 

Algunos expertos en la materia concuerdan de que el desequilibrio hormonal que las mujeres experimentan durante el período es lo que puede estar causando el TDP. 

c. Trastorno afectivo estacional (TAE). 

Este tipo de depresión está asociado con las estaciones del año, empieza a finales de otoño y a principios del invierno y suele desaparecer en primavera o verano. No se sabe el porqué de este trastorno. Algunas investigaciones indican que se debe por la falta de Vitamina D que el cuerpo experimenta lo que causa un desequilibrio en el cerebro, causando la depresión. 

Los síntomas de este trastornos son: 

  • Tristeza
  • Perspectiva sombría
  • Irritación
  • Pérdida de interés
  • Poca energía 
  • Falta de sueño o dormir demasiado
  • Aumento de peso
  • Y en los peores casos, pensamientos de muerte o suicidio

d. Depresión mayor con características psicóticas.

La Depresión mayor con características psicóticas es un trastorno que está relacionado con la pérdida de la realidad y que está asociada con la psicosis. Se desconoce las causas de esta enfermedad, sin embargo, puede estar ligada con antecedentes familiares o con algún tipo de enfermedad que genera psicosis.  

Aquellas personas que sufren de depresión mayor tienden a sufrir de:

  • Alucinaciones
  • Delirios

Asimismo, las personas que tienen este problema, dicen escuchar voces en su cabeza que los critican o que les dicen que no merecen vivir y es por esta razón que muchas personas terminan suicidándose.

Para no llegar a este último punto sin regreso, es imperativo que se comience inmediatamente un tratamiento médico y psiquiátrico. Este tratamiento puede incluir antidepresivos y antipsicóticos, y dependiendo del caso puede ser por un corto o largo período de tiempo. 

6. Trastorno depresivo asociado a duelo patológico

Este tipo de trastorno está asociado con la pérdida de algún ser querido y se desarrolla debido a que la persona no logra superar la muerte de ese familiar o mascota. 

depresión por duelo

Algunas personas se les hace difícil aceptar la muerte, por lo que si no pasan por un proceso de duelo saludable, es posible que desarrollen un trastorno depresivo que pueden llevar durante años y este puede derivar a otras complicaciones.

Los síntomas son:

  • Tristeza
  • Falta de energía
  • Poco apetito
  • Llorar frecuentemente
  • Aislamiento

En este sentido, el psicólogo J.W. Worden explica en su teoría del duelo, que el individuo debe pasar por diferentes Fases del duelo:

  • Fase N°1: Aceptar la realidad de la pérdida
  • Fase N°2: Elaborar el dolor del duelo
  • Fase N°3: Adaptarse a un nuevo mundo sin el ser querido
  • Fase N°4: Reubicar emocionalmente al ser querido fallecido

¿Qué causa la depresión?

De acuerdo con la Clínica Universidad de Navarra, la depresión se presenta en algunos casos en personas que padecen de enfermedades orgánicas, sin embargo, por lo general, pacientes que presentan cambios hormonales, alteraciones en los neurotransmisores, así como también, componentes genéticos son los que más sufren de depresión. 

Además, también factores que generan traumas o circunstancias estresantes pueden ser detonantes para que una persona sufra de depresión. 

¿Cómo saber si estoy deprimido?

Saber si estás deprimido puede ser algo que lleve un tiempo en descubrir. Solo un doctor especializado o un terapeuta podrá determinar si sufres de depresión o no. 

Sin embargo, hay algunas señales que puedes tomar en cuenta y que son indicadores de la depresión. 

Señales psicológicas

  • Ansiedad
  • Tristeza
  • Pérdida de interés
  • Problemas para dormir ya sea insomnio o dormir demasiado
  • Sentimiento de desesperanza, pesimismo, culpa o inutilidad
  • Problemas para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Pensamiento suicidas auto-lesiones

Señales físicas

  • Tensión interna
  • Aumento o pérdida de peso
  • Falta de apetito o comer en exceso
  • Pérdida del apetito sexual
  • Cefaleas/Jaquecas
  • Mareos
  • Dolor de espalda
  • Problemas para respirar
  • Problemas de corazón
  • Problemas gastrointestinales
  • Dolor abdominal

¿Tiene la depresión las mismas características en todas las personas que la padecen?

No, no todas las personas presentan los mismos síntomas. Es por eso que es necesario pasar por una evaluación médica para saber si se está sufriendo de depresión o no. 

De acuerdo con el National Institute of Mental Health

Las mujeres son las que sufren con más frecuencia de depresión, en comparación a los hombres; esto se debe mayormente por los cambios hormonales que experimentan a lo largo de su vida. 

cansancio por depresión

La depresión en los hombres suele presentarse en forma de cansancio, algunos presentan irritabilidad, o ira. Asimismo, pueden padecer de trastornos de sueño. 

En el caso de los ancianos, los síntomas de la depresión pueden ser menos evidentes; pero este trastorno puede desencadenarse luego de padecer algún tipo de enfermedad. 

Los que son más propensos a demostrar la depresión son los niños y adolescentes quienes lo demuestran con falta de interés, irritabilidad, cambios en el estado de ánimo. Sin embargo, no es fácil diagnosticar este trastorno en personas jóvenes ya que muchas veces los cambios de ánimo se puede deber al cambio de etapas de la niñez. 

¿Cuánto dura la depresión?

La duración de la depresión puede variar y puede ser recurrente dependiendo de la persona. Cuando hablamos de depresión clínica, esta suele durar aproximadamente 8 meses si hay un tratamiento de por medio; sin embargo, muchas personas pasan años tratando la depresión. 

Existen diferentes tipos de tratamientos, los cuales vamos a profundizar más adelante; estos son los que marcarán la diferencia en relación a la duración de la depresión. 

Algunos estudios científicos indican que cuando una persona es propensa a tener una recaída, la depresión suele aparecer en la mayoría de los casos. Por lo que expertos sugieren que la depresión se alimenta de sí misma. 

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido que está deprimido?

La mejor forma de ayudar a un ser querido que sufre de depresión es hablando con él o ella. Hazle saber que estás preocupado (a) por su bienestar y que debería buscar ayuda.

la psicoterapia en trastornos

Es importante que no presiones o seas insistente, ya que muchas personas no reconocen inmediatamente que tienen un problema. Además, algunos estudios psicológicos indican que es mejor que las personas que están involucradas en la vida de una persona con depresión intenten hacer actividades que puedan aumentar la hormona de la felicidad en el cerebro de esta, para así disminuir los síntomas. 

Todo esto con la idea en mente de ayudar a la persona a buscar ayuda profesional. 

Tratamiento Farmacológico

Existen diferentes formas de tratar la depresión; los psicólogos o terapeutas buscarán alternativas diferentes a los medicamentos, como la psicoterapia; sin embargo, si la depresión aumenta su nivel, un psiquiatra deberá intervenir para que así el individuo pueda mejorar a través de medicamentos. 

1. Antidepresivos tricíclicos

Se le llama Antidepresivos tricíclicos a todos aquellos antidepresivos que tienen entre tres o cuatro anillos dentro de su estructura química. Estos medicamentos son buenos para algunas personas; pero no funciona para todas ya que algunos pacientes presentan efectos secundarios. 

De acuerdo con la Clínica de Mayo, los antidepresivos tricíclicos alivian la depresión al afectar a los mensajeros químicos (neurotransmisores) utilizados en la comunicación entre las neuronas cerebrales.

Se puede encontrar antidepresivos tricíclicos en:

  • Amitriptilina

  • Amoxapina

  • Desipramina (Norpramin)

  • Doxepina

  • Imipramina (Tofranil)

  • Nortriptilina (Pamelor)

  • Protriptilina (Vivactil)

  • Trimipramina (Surmontil)

Posibles efectos secundarios y precauciones

  • Visión borrosa

  • Estreñimiento

  • Sequedad de la boca

  • Somnolencia

  • Disminución de la presión arterial 

  • Retención de orina

  • Mayor apetito 

  • Adelgazamiento

  • Sudoración excesiva

  • Temblores

  • Problemas sexuales

2. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) 

De acuerdo con la Clínica de Mayo, los ISRS son los antidepresivos recetados con mayor frecuencia. Pueden aliviar los síntomas de la depresión moderada a grave, son relativamente seguros y suelen causar menos efectos secundarios que otros tipos de antidepresivos.

Estos funcionan aumentando la serotonina en el cerebro. 

La serotonina es uno de los mensajeros químicos (neurotransmisores) que transportan señales entre las neuronas cerebrales. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina bloquean la reabsorción (recaptación) de serotonina en el cerebro, lo que hace que haya más serotonina disponible. Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina se llaman «selectivos» porque parecen afectar principalmente la serotonina y no otros neurotransmisores.

3. Inhibidores de la enzima monoamino-oxidasa (IMAO)

Estos medicamentos fueron los primeros antidepresivos que existieron en el mercado. Los IMAO funcionan bloqueando la acción de una enzima llamada Monoamino oxidasas las cuales catalizan la oxidación de monoaminas y la degradación de neurotransmisores -aminas (serotonina, noradrenalina).

Los antidepresivos como los inhibidores de la monoaminooxidasa alivian la depresión afectando a los mensajeros químicos (neurotransmisores) utilizados en la comunicación entre las neuronas cerebrales. Al igual que la mayoría de los antidepresivos, los inhibidores de la monoaminooxidasa funcionan, a la larga, efectuando cambios en la neuroquímica cerebral que influyen en la depresión.

4. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina 

En el caso de los Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina, a veces son usados para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y las neuralgias crónicas.

También se utilizan para tratar la depresión, ya que actúa sobre dos neurotransmisores en el cerebro que juegan un papel importante en el estado de ánimo de las personas: la serotonina y la noradrenalina o norepinefrina.

5. Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina

Estos medicamentos son unos de los pocos psicofármacos que tienen pocos efectos secundarios; además, son los que los médicos recetan más en estos tiempos, ya que no hay riesgo de adicción y suelen combinarse muy bien con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) si es para tratamientos ambulatorios. 

Su droga patrón es la Reboxetina, la cual inhibe selectivamente la recaptación de noradrenalina. 

Efectos secundarios comunes de los medicamentos

Como cualquier medicamento, los antidepresivos tienen algunos efectos secundarios; para algunas personas estos pueden pasar desapercibidos o no aparecer en todo el proceso; mientras que para otras personas, lo más probable es que experimenten algunos de los siguientes síntomas, como lo explica es.familydoctor.org:

medicamentos antidepresivos
  • ansiedad

  • problemas de la vejiga

  • visión borrosa

  • estreñimiento

  • diarrea

  • mareos al ponerse de pie

  • sequedad en la boca

  • cansancio excesivo

  • sentimiento de debilidad

  • temblores de mano

  • aumento de la frecuencia cardíaca

  • aumento de la somnolencia

  • insomnio

  • espasmos musculares

  • náuseas

  • disfunción sexual (incapacidad para eyacular o tener un orgasmo)

  • temblor

  • vómitos

  • aumento de peso

Riesgos graves de los medicamentos

Además de los efectos secundarios, también puede darse el caso de que existan riesgos graves por la ingesta de estos medicamentos, como por ejemplo, adicción y síndrome de discontinuación de antidepresivos.

En el caso de la adicción, existen un porcentaje muy pequeño de personas que se vuelven adictas a los antidepresivos, y si no se trata la adicción de una forma rápida, pueden llegar a sufrir una sobredosis que puede terminar en la muerte. 

El Síndrome de Discontinuación de Antidepresivos es lo que ocurre cuando un paciente deja de tomar los medicamentos de una forma abrupta y esto puede causar:

  • ansiedad

  • sentimientos de tristeza

  • irritabilidad

  • fatiga

  • dolores de cabeza

  • náuseas y vómitos

  • mareos

No es algo grave, sin embargo, hay que hacerle el seguimiento para evitar complicaciones. 

Psicoterapia

Cuando una persona sufre de depresión, además de los medicamentos, deberá pasar por varias sesiones de psicoterapia; sin embargo, no todas las terapias serán iguales; estas variarán dependiendo del paciente. Algunas de las psicoterapias más comunes son: 

1. Psicoterapia interpersonal

La psicoterapia interpersonal fue desarrollada a finales de los años 60 y a principios de los 70 por Gerald L. Klerman, un psicólogo americano y otros colegas. 

El objetivo de este tipo de terapia es intervenir sobre trastornos depresivos. Se centra en los problemas psicosociales e interpersonales del paciente; algunas personas confunden esta terapia con el psicoanálisis, sin embargo, es un error común. Pero la psicoterapia interpersonal se basa en las conexiones entre la patología y el contexto social.

Además, se concentra más en el presente que en el pasado y se busca la forma de mejorar en base a las experiencias actuales en vez de indagar en lo que ya pasó. 

2. Terapia cognitiva

La terapia cognitiva se enfoca más en la toma de decisiones de forma consciente y en los pensamientos negativos y cómo puede el paciente responder de forma positivos a ellos. 

Brinda una mayor claridad ante las dudas y responde de forma efectiva a las exigencias de la mente. Este tipo de terapia se brinda en sesiones limitadas las cuales son estructuradas y aporta herramientas útiles para el paciente. Se puede usar la terapia cognitiva en combinación con otras terapias, pero esto va a depender del tipo de depresión que tenga el paciente. 

Es importante destacar que no todas las personas son aptas para este tipo de terapia, los pacientes que deben aprender a lidiar con situaciones estresantes en sus vidas, son los que más beneficios tienen con la terapia cognitiva. 

terapia para la depresión

3. Terapia conductual

La terapia conductual se basa en el conductismo; esta escuela del pensamiento se basa en la idea de lo que el ser humano puede aprender de su entorno. 

En la terapia conductual, el objetivo es reforzar las conductas deseables y eliminar las no deseadas o desadaptativas. Las técnicas utilizadas en este tipo de tratamiento se basan en las teorías del condicionamiento clásico y condicionamiento operante. - psicopedia.org

Este tipo de terapia es más efectiva para tratar trastornos pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo. No es recomendable usarla con pacientes que presenten depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia.

4. Psicoterapias psicodinámicas breves

La psicoterapia dinámica breve es una forma de terapia que ayuda a pacientes con indicaciones muy precisas y que se suele usar en tratamientos ambulatorios. 

Este tipo de terapia se basa en diferentes tipos de proyecciones: 

  1. Sesiones de corta duración, que busca ayudar inmediatamente al paciente cuando existe una crisis o descompensación en la salud mental. Es muy probable que estas sesiones sean más largas y se suelen hacer en lugares en los cuales el sujeto se sienta cómodo; algunos expertos indican que la primera sesión deberá hacerse en el hogar para ayudar a disminuir la sensación de soledad y desesperanza. 

Es importante destacar que en cualquiera de las psicoterapias psicodinámicas breves, la familia juega un papel importante en la salud del paciente. Es probable que la terapia funcione mejor si la familia participa en ella. 

  1. Este tipo de sesión se basa en la resolución de conflictos dentro del núcleo familiar en donde se evita que un solo sujeto se el responsable del problema; más bien se busca la raíz del problema y como todos compartieron la responsabilidad y cómo cada miembro de la familia puede ayudar a mejorar la situación. 

Una mirada más a fondo a los problemas psicológicos de cada pacientes es lo que marca la diferencia y hace que las Psicoterapias psicodinámicas breves sean una de las más usadas actualmente. 

  1. En este caso, la terapia se basa en el presente y en buscar la solución a los problemas que desencadenaron la descompensación o la crisis. Sin embargo, el terapeuta deberá estudiar la historia clínica del paciente y si existen factores que hayan estimulado previamente los eventos. Se debe de hacer un estudio más profundo para así revelar los factores complejos que se están resistiendo a la resolución del problema. 
  2. Los fármacos también entran dentro de las Psicoterapias psicodinámicas breves,  pero estos, deberán ser administrados bajo supervisión médica y solo deben recetarse para controlar el pánico, ansiedad, tensión, ira y otros problemas comunes en pacientes depresivos. 
  3. Por último, la catarsis es otro tipo de psicoterapia breve que se hace con un solo paciente o con un grupo familiar, y el objetivo es que todos tomen la responsabilidad de los actos y buscar una salida positiva. 

5. Acompañamiento terapéutico y casas de medio camino

A lo largo de la historia mental de la humanidad, los psiquiátricos han formado parte esencial de ella. Sin embargo, muchos de estos lugares se terminan convirtiendo en cárceles en vez de lugares que brinden el apoyo necesario. Es por eso que, cada vez más vemos con frecuencia que el tratamiento terapéutico se hace en casas de medio camino, en donde existe un verdadero acompañamiento terapéutico. 

Un artículo publicado por el elaspirante.com.ar explica que las casas de medio camino son residencias de tipo transitorias, que son pensadas como dispositivo alternativo a una internación psiquiátrica convencional, para pacientes con padecimientos psíquicos o mentales.

Estas casas tienen la capacidad para alojar a pacientes que necesiten terapia a un corto, mediano o largo plazo y terminan completamente con el concepto de psiquiátricos

Dentro de estas casas se pueden observar dos grupos:

  1. Pacientes que tienen trastornos de personalidad, como por ejemplo, bipolaridad, esquizofrenia, psicosis, etc. 
  2. Personas con conflictos personales menos severos o con traumas recientes pero que igualmente necesitan orientación psicológica: duelo, divorcios, situaciones estresantes

Asimismo, los acompañantes terapéuticos es algo que cada vez más se está haciendo más atractivo para los pacientes. Un investigación realizada por La Nación explica que la función de los acompañantes es contener y ayudar al paciente a reconectarse con su entorno social. 

El acompañante interactúa no solo con el paciente, sino también con toda la familia y participa en las diferentes actividades que estas hagan, pero siempre manteniendo un rol terapéutico. Por ejemplo, un paciente que tiene miedo a quedarse solo en casa, el AT busca la forma de aliviar la tensión y rehabilita esa comportamiento.   

Pronóstico

Gracias a los avances de la medicina actual, son cada vez más las personas que tienen una respuesta favorable a los tratamientos psicológicos y farmacológicos. Sin embargo, es importante señalar que existe un porcentaje de pacientes que su depresión evoluciona a un estado crónico; y estos deberán seguir un tratamiento más detallado por el tiempo que sea necesario y en muchas ocasiones este tratamiento será de por vida. 

¿Por qué el pronóstico no es igual para todos los pacientes con depresión?

Como explicamos anteriormente, la depresión se puede presentar a causa de diferente problemas emocionales o físicos; por lo que el tratamiento varía, así como también el resultado. 

El pronóstico no será el mismo para todos los pacientes aunque se trate de la misma enfermedad ya que lo que la diferencia son los demás factores y la reincidencia. 

Una persona con trastornos de bipolaridad, que de acuerdo con National Institute of Mental Health:  Las personas con trastorno bipolar tienen cambios inusuales en el estado de ánimo. A veces se sienten muy felices y “animados” y son mucho más enérgicos y activos de lo habitual. Esto se llama un episodio maníaco. Otras veces, las personas con trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos”, tienen poca energía y son mucho menos activos de lo normal. Esto se conoce como depresión o un episodio depresivo; no será igual a una persona que sufre de Trastorno depresivo asociado a duelo patológico. 

Mientras que uno debe tratarse con antidepresivos y terapia, el otro puede tratarse solamente con terapia del duelo. Esto es lo que marca la diferencia en cuanto al pronóstico de la depresión. 

Es importante que el especialista se familiarice con el caso y conozca a su paciente antes de tomar cualquier decisión. Asimismo, también es necesario que el paciente se involucre en querer mejorar; y como familia de una persona que sufre de depresión, se debe estar consciente de que es una enfermedad que lleva tiempo en curarse y que no todas las personas pueden lograr superarla con rapidez. 

La calma, paciencia y un buen tratamiento psicológico y farmacológico (en los casos necesarios) es lo que ayudará al paciente a mejorar. 

Referencias:

  1. Depresión - descripción general
  2. Depresión (trastorno depresivo mayor)
  3. Tristeza normal versus depresión
  4. ¿Se siente muy cansado, indefenso o desesperanzado?
  5. ¿Es más común la depresión en las mujeres que en los hombres?
  6. La depresión en la adolescencia
  7. Afecciones mentales: Depresión y Ansiedad
  8. Depresión Grave
  9. ¿Cuáles son las señales y síntomas de la depresión?
  10. Cómo los psicólogos ayudan a las personas con trastornos depresivos
  11. ¿Qué debo hacer si tengo depresión?
  12. ¿Existen distintos tipos de depresión?
  13. Hechos Sobre la Depresión Clínica y Lupus
  14. Depresión en el embarazo
  15. La depresión es diferente de la tristeza normal.
  16. Depresión y artritis
  17. ¿Causan depresión las redes sociales?
  18. TDAH y depresión: Lo que necesita saber
  19. El conductor depresivo al volante
  20. Los Cuidadores y la Depressión (Caregiving and Depression)

Lic. Myrian Pereyra


Your Signature

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!