Depresión: 10 suplementos probados para mejorar el estado de ánimo

La depresión es un trastorno que afecta a millones de personas, según la Organización Mundial para la Salud se estima que en todo el mundo el 5% de los adultos padecen depresión. 

Por lo tanto, el número de muertes causadas por este trastorno ha ido en aumento. Es importante tener en cuenta que no existe un límite de edad o de género, ni mucho menos condiciones sociales para sufrir de depresión. Todos y cada uno de nosotros estamos expuestos a sufrir de ella.

Sin embargo, existen algunos tratamientos que pueden ayudar a combatir y a superar la depresión. En esta oportunidad, aquí en psicologia.com.ar, te traemos 10 suplementos probados para mejorar el estado de ánimo y así combatir a la depresión.

Fundamentos biológicos de la depresión

La base biológica de la depresión se ha estudiado durante mucho tiempo, pero todavía estamos aprendiendo mucho sobre el trastorno. Existe un interés creciente en identificar nuevos biomarcadores para la depresión con el fin de comprender mejor este trastorno. 

Los eventos biológicos que tienen un impacto significativo en el cerebro pueden provocar depresión. Un número significativo de estudios sugiere que los neurotransmisores serotonina, dopamina y norepinefrina juegan un papel en la biología de la depresión. La serotonina y la noradrenalina se encuentran en el cerebro, mientras que la dopamina se encuentra en el cerebro y también en otras partes del cuerpo. Estos tres neurotransmisores controlan diferentes procesos en el cuerpo, incluidos el corazón, los pulmones y el tracto digestivo.

Los síntomas de la depresión son el resultado de una combinación de factores biológicos y psicológicos. Los cambios biológicos que ocurren en el cerebro durante la depresión son complejos y varían entre las personas. Implican una interacción entre el medio ambiente, la genética y el sistema nervioso. 

Algunos investigadores creen que los cambios biológicos asociados con la depresión son similares a los asociados con el estrés. Uno de los cambios biológicos más importantes asociados con la depresión es la pérdida de células en el hipocampo, el área del cerebro responsable del aprendizaje y la memoria. Otro cambio es un aumento de la actividad en la amígdala, un área del cerebro asociada con el miedo y la ansiedad. Los estudios de imágenes cerebrales han demostrado que la depresión está asociada con una disminución de la actividad en partes de la corteza prefrontal, una parte del cerebro que ayuda a regular el estado de ánimo.

Otras variantes que se deben de tomar en consideración

La depresión, según Sullivan, es una tristeza persistente, la cual hace incapaz a una persona. Además afecta su sueño, apetito y muchas veces puede tener tendencias suicidas. Pero, existe una línea delgada entre una tristeza normal, la cual cualquier persona puede llegar a sentir cuando las cosas no salen bien, a una tristeza patológica.

El trabajo de identificación es lo que hace a la depresión casi indetectable. Pero existen algunos síntomas que podemos tener en consideración para saber que una tristeza va mucho más allá.

Síntomas psicológicos de la depresión

No existe una manera definitiva de diagnosticar una persona que sufre de depresión, los síntomas suelen variar y dentro del término existen otros trastornos los cuales pueden llegar a confundir fácilmente. Es por esto que el diagnostico debe ser realizado por un médico psiquiatra o por un licenciado en psicología. 

Los especialistas solo declaran a una persona como depresiva cuando presenta al menos cinco de los nueve síntomas que suelen aparecer. Debemos tener presente que todos estos síntomas afectan la calidad de vida y las actividades diarias de las personas:

  • Tristeza: esta suele prolongarse por una mayor cantidad de tiempo.
  • Pérdida de interés en las actividades diarias.
  • Cambios en el apetito, así como también aumento o disminución del apetito.
  • Insomnio o sueño excesivo.
  • Letargo, o intranquilidad.
  • Fatiga, falta de energía.
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones
  • Sentimientos de culpa
  • Pensamientos sobre la muerte o suicidio

Sin embargo, estos síntomas deben de estar presentes al menos durante 2 semanas consecutivas para ser considerado como depresión.

10 suplementos probados para mejorar el estado de ánimo

A continuación, vamos a dar un paseo sobre todos aquellos medicamentos, naturales y no naturales, así como también vitaminas y suplementos que son altamente recomendables para el tratamiento contra la depresión. Recuerde siempre consultar con su médico para que él le pueda indicar cuál es el adecuado para su caso en particular. 

1. Medicamentos antidepresivos típicos 

La forma farmacológica más común de tratar la depresión es a través de antidepresivos. En esta oportunidad indagaremos un poco sobre un tipo de medicamentos en específicos, los antidepresivos típicos.

Estos pueden usarse también para tratar otros tipos de enfermedades, y todos afectan de forma muy diferente a las personas. Por esta razón, es muy común ver que personas cambian constantemente de receta porque o los efectos secundarios han sido muy fuertes o porque no funcionan.

Todos los medicamentos para la depresión tienen la capacidad de actuar sobre nuestro cerebro, alterando su química, ayudando a los neurotransmisores a que envíen la información correcta desde el cerebro hasta el resto del cuerpo.

A continuación, haremos un recorrido por los antidepresivos típicos para una persona con depresión.

a. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRI)

Estos afectan directamente la química del cerebro, específicamente a la serotonina. Aquellas personas que nunca han tomado este tipo de medicamentos, suelen usar este por primera vez, y esto se debe a que tiene menos efectos secundarios que el resto.

Existen 6 tipos de SSRI como son:

•          Citalopram

•          Escitalopram

•          Fluoxetina

•          Fluvoxamina

•          Paroxetina

•          Sertralina

Todos pueden llegar a presentar ciertos efectos secundarios como, por ejemplo, náuseas, dolores de cabeza, así como también sequedad en la boca, problemas para conciliar el sueño, problemas sexuales, y hasta nerviosismo o inquietud. Por ello es fundamental siempre consultar con el médico ante cualquier efecto adverso, para así poder encontrar el medicamento adecuado para ti. 

b. Inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (SNRI)

En el caso de los SNRI, estos afectan dos sustancias químicas en el cerebro, estas son la serotonina y la norepinefrina. 

Existen 3 tipos de SNRI:

•          Duloxetina

•          Venlafaxina

•          Desvenlafaxina

Sin embargo, estos también presentan efectos secundarios. Por al menos dos semanas, pueden sufrir de náuseas, así como también de pérdida de apetito, además de ansiedad y nerviosismo.

También se pueden sentir dolores de cabeza, falta de energía, estreñimientos, problemas sexuales, niveles de colesterol alto, taquicardia y falta de energía.

2. Suplemento de Omega 3 para la depresión

Diferentes especialistas recomiendan que la persona agregue ciertos suplementos para mejorar la química del cerebro. Además, también recomiendan un cambio total de la dieta y de la rutina diaria.

Aquí es en donde muchos expertos recalcan la importancia del Omega 3. Este suplemento puede ser clave para combatir los síntomas de la depresión, ya que los ácidos grasos que tiene este suplemento ayuda al desarrollo y desenvolvimiento óptimo del cerebro.

Esto se debe a que, a nivel molecular, el Omega 3 tiene propiedades que mejoran la neurotransmisión dopaminérgica y serotoninérgica, esto según una investigación publicada en la Revista El Farmacéutico.

Asimismo, este estudio indica que esta mejora que se ve en la neurotransmisión, “disminuyen el daño oxidativo y modulan el funcionamiento de la mitocondria, que es la principal fuente de estrés oxidativo; protegen de la toxicidad por apoptosis, y regulan la expresión génica de BDNF, que es una neurotrofina implicada en la plasticidad sináptica y la resistencia de las neuronas al estrés.”

En pocas palabras, el Omega 3 ayuda a modificar la forma en cómo nuestro cerebro reacciona ante ciertas resistencias químicas que desencadenan episodios de depresión.

3. Suplemento SAM-e para la depresión

El SAM-e o S-adenosylmethionine es la presentación artificial de un químico que nuestro cuerpo produce naturalmente, y que cuando no es capaz de producirlo, está ligado con trastornos de depresión y de osteoartritis.

Por eso, este suplemento es recetado a personas que tienen trastornos de depresión. Sin embargo, no se debe de usar cuando ya se está tomando un medicamento antidepresivo, ya que la interacción puede ser contraproducente.

A pesar de ser un suplemento herbario, este presenta efectos secundarios como, dolor de cabeza, vómitos, diarrea. Además, las personas pueden sentirse ansiosas, y sufrir de insomnio.

4. La vitamina D para el tratamiento de la depresión

No es algo oculto que la vitamina D tiene una estrecha relación con el mejoramiento en tratamientos de la depresión. Diferentes estudios indican que cuando existen niveles bajos de vitamina D, hay mayor probabilidad de sufrir depresión.

Pero, para combatir esta enfermedad con esta vitamina, los expertos recomiendan no solo la ingesta de suplementos, sino también, la exposición diaria durante un tiempo corto a los rayos del sol.

La exposición regular de la luz del sol, ayuda a nivelar la vitamina D en el cuerpo. Además, está ligada también con el colesterol y el azufre, lo que hace que el cuerpo se sienta mucho más saludable, y, por ende, el cerebro va mejorando sus químicas, disminuyendo así la depresión.

5. L-Metilfolato como tratamiento para la depresión

Son muchos los pacientes con depresión primaria o severa que no responden muy bien a los tratamientos antidepresivos tradicionales; por lo tanto, existe una forma especial de ácido fólico que puede ayudar a mejorar los síntomas de esta enfermedad.

L-Metilfolato reduce considerablemente los marcadores metabólicos que no son saludables para el cuerpo haciendo que la salud mental mejore. Pero, este suele funcionar mejor en aquellas personas que sufren de depresión por causas genéticas.

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard reveló que aquellas personas que sufren de depresión por genética, es por causa de una deficiencia del L-metilfolato.

6. Suplementos dietarios que incrementan la serotonina: 5-Hidroxitriptófano (5-HTP)

El 5-HTP o 5-hidroxitriptófano, también conocido como oxitriptan, es un aminoácido que se extrae de una semilla llamada haba negra africana.

Este, se ha comprobado que tiene una estrecha relación con el mejoramiento de la depresión, el insomnio y la ansiedad.

Por lo general, este aminoácido se receta cuando una persona tiene los niveles de serotonina muy bajos, lo que puede causar un desnivel en las funciones de neurotransmisor, el cual, ayuda al cerebro a mantenerse saludable.

Es por esta razón, que cuando nuestro cerebro no produce suficiente serotonina, existe una gran posibilidad de sufrir depresión, ansiedad, insomnio y hasta obesidad.

El 5-HTP regula estos niveles ayudando a aumentar los mismos, disminuyendo así las probabilidades de sufrir de depresión.

7. El aceite de pescado para mejorar el estado de ánimo

Así como el Omega 3 ayuda a mejorar los síntomas de la depresión, el aceite de pescado tiene grandes beneficios para mejorar el estado de ánimo de las personas.

Este, no solo contiene grandes cantidades de Omega 3, sino también ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA); los cuales funcionan como suplementos para regular y mantener la salud del cuerpo.

Asimismo, los beneficios del aceite de pescado, están relacionados con la normalización del calcio en los huesos, también reducen la aparición de enfermedades del corazón.

En el caso del estado de ánimo, existen diversas investigaciones que destacan que este tipo de aceite apoya y mejora la calidad de comida que ingerimos, gracias a que tiene grandes cantidades de serotonina, la cual es conocida como la hormona de la felicidad, o "sentirse bien".

Cuando consumimos este suplemento ayuda a mantener al cuerpo en estado de relajación, haciendo que los niveles de estrés disminuyan, logrando así reducir las probabilidades de sufrir de depresión.  

8. El aceite de Krill como tratamiento de la depresión

Cientos de estudios clínicos han demostrado la relación que tiene la nutrición con la salud mental. Por esta razón, es que los doctores hacen un hincapié en la importancia de que nuestro cuerpo se encuentre en óptimas condiciones para así evitar sufrir de este trastorno.

Por lo tanto, para ayudar al cuerpo a mantenerse saludable, muchos médicos recetan la ingesta de suplementos, y entre estos se encuentra el aceite de krill.

Este aceite es extraído del krill, una especie de crustáceo que abunda en los océanos más fríos, y es usado como complemento nutricional.

Además de contener un alto contenido de Omega 3, también tiene antioxidantes, los cuales ayudan a una rápida absorción por parte del cuerpo.

El aceite de krill, está ligado con la ayuda a la depresión, ya que reduce los síntomas que esta enfermedad causa. Además, disminuye los niveles de colesterol y mejora el estado de ánimo.

9. La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) para la depresión

La depresión es un estado de ánimo constante de tristeza. Un sinfín de medicamentos pueden ser recetados a una persona en búsqueda de alguna mejora; sin embargo, esto puede ser contraproducente, ya que puede causar un efecto rebote.

Algunas alternativas naturales, como la hierba de San Juan, son usadas por su alta eficiencia en mejorar la salud de las personas que sufren de este trastorno.

Su nombre botánico es Hypericum perforatum L, y suele recetarse junto al tratamiento placebo o antidepresivos típicos.

El uso de la hierba San Juan viene dado ya que los beneficios de esta supera al efecto del placebo. Y no tienen los efectos que presentan los antidepresivos regulares que pacientes depresivos suelen sentir.

10. El Kava kava (piper methysticum)

Siguiendo con las tendencias naturales, nos encontramos con el Kava kava (piper methysticum por su nombre científico). Esta es una planta de origen polinesio, la cual se utiliza como sedante y anestésica, y se receta a pacientes con depresión.

Un estudio concluyó que su eficacia se debía a que actuaba mucho mejor a corto plazo a diferencia de los placebos en tratamientos contra la ansiedad.

El Kava se ha utilizado durante siglos, sobre todo en las Islas del Pacífico Sur, como lo son Hawái, Vanuatu, Melanesia y algunas partes de Micronesia.

Esta se utiliza como ansiolítico y para combatir el estrés y la depresión. Durante años se ha estudiado el efecto de esta hierba sobre la depresión, y han revelado que esta actúa como mecanismo reductor de los síntomas de esta enfermedad.

Otras opciones posibles 

a. Tratamientos con complejos de Vitamina B

La vitamina B son un grupo de sustancias que el cuerpo necesita para crecer y obtener energía. Cuando una persona está pasando por un ciclo depresivo, uno de los síntomas más comunes es la falta de energía, por lo tanto, médicos recetan complementos de esta vitamina para ayudar a que el cuerpo mejore su vitalidad.

Dentro del grupo de vitaminas B se encuentran:

  • B1 (tiamina)
  • B2 (riboflavina)
  • B3 (niacina)
  • B5 (ácido pantoténico)
  • B6
  • B7 (biotina)
  • B12
  • Ácido fólico

Asimismo, también esta vitamina se encuentra naturalmente en diferentes tipos de alimentos que solemos consumir diariamente como:

  • Pescado
  • Pollo
  • Carne de res
  • Huevos
  • Frijoles
  • Cereales

Cuando existe una deficiencia de esta vitamina, puede causar la aparición de anemia.

De acuerdo con la Clínica de Mayo, y una investigación realizada por el doctor Daniel Hall: "La vitamina B-12 y otras vitaminas B intervienen en la producción de sustancias químicas cerebrales que influyen en el estado de ánimo y en otras funciones cerebrales. Los niveles bajos de vitamina B-12 y de otras vitaminas B, como la vitamina B-6 y el folato, pueden vincularse con la depresión."

Por lo tanto, cuando el cuerpo no puede absorber debidamente esta vitamina, existe una disposición a sufrir de depresión.

La mejor forma de asegurarse de estar recibiendo la cantidad necesaria de vitamina B, es a través de un examen de sangre. Además, es importante ingerir naturalmente esta vitamina para que el cuerpo logre mantenerse sano.

Sin embargo, el doctor Daniel Hall explica que "el efecto de las vitaminas B en la depresión no está clara. Si tienes una deficiencia de vitaminas, tomar un suplemento puede ser útil. Sin embargo, ningún suplemento puede reemplazar a los tratamientos de eficacia comprobada para la depresión, como los antidepresivos y la terapia psicológica."

b. Uso de hipérico para el estado de ánimo

Anteriormente hablamos sobre los beneficios de la hierba de San Juan, esta, también conocida como hipérico. Como mencionábamos antes, existe una gran controversia debido a que cuando interactúa con otros fármacos suelen haber efectos contraproducentes.

Pero, más allá de los efectos secundarios que puede tener, el hipérico es un potente medicamente natural para combatir la ansiedad, depresión y estrés.

Para poder consumirlo, se debe dejar secar en un lugar fresco, para luego ser usado en infusiones.

¿Cómo preparar un té de hipérico?

Se debe colocar la planta en agua hirviendo por al menos 10 minutos antes de consumir. Médicos recomiendan que se beba al menos 3 tazas de este té al día.

El hipérico tiene propiedades antidepresivas como la hipericina, que inhibe la acción de la monoaminooxidasa (MAO), una enzima con la capacidad de destruir la serotonina. La serotonina es esencial para mantenernos en un estado de felicidad y tranquilidad. Cuando existe una insuficiencia de esta sustancia, es cuando la persona suele padecer de tristeza prolongada y depresión.

Además de té, también se pueden conseguir cápsulas, aceites y jugos de hipérico.

c. Suplemento de PASSIFLORA INCARNAT

Y finalmente nos encontramos con el PASSIFLORA INCARNAT, un suplemento a base de plantas que ayuda con el insomnio y con casos de estrés y tensión.

Este es 100% natural, y está hecho a base Physalis Passiflora; un extracto de plantas totalmente frescas y que tienen un gran porcentaje de activos totalmente naturales.

Se suele usar como una forma fácil para tratar los nervios y la falta de sueño además, de que está estrechamente ligado con la mejoría de los síntomas de la depresión.

Referencias:

  1. Vitamina B-12 y depresión: ¿Están relacionadas?
  2. Organización Mundial de la Salud
  3. Suplementos Beneficiosos para la Depresión y Salud Mental
  4. Depresión - American Psychological Association
  5. Depresión en adolescentes - Síntomas y causas

Bibliografía:

  • Beck, A.T. (1979/1983). Prólogo. En A. T. Beck, A. J. Rush, B. F. Shaw, y G. Emery, Terapia cognitiva de la depresión (pp. 7-10). Desclée De Brouwer. 
  • Beck, A.T. (2008). Evolución del modelo cognitivo de la depresión y sus correlatos neurobiológicos. American Journal of Psychiatry (Edición en Español), 11, 605-613. 
  • Beck, A.T., y Bredemeier, K. (2016). A Unified Model of Depression Integrating Clinical, Cognitive, Biological, and Evolutionary Perspectives [Un modelo unificado de la depresión: Integrando las perspectivas clínica, cognitiva, biológica y evolucionista]. Clinical Psychological Science, 1-24. 

Sobre el autor:

Suzanne

Déjenos un comentario o una consulta:

Su dirección de E-mail no se hará pública.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}